search clock-o download play play-circle-o volume-up image map-marker plus twitter facebook rss envelope linkedin close exclamation-triangle home bars angle-left angle-right share-alt clock-o arrow-up arrow-down2 folder folder-folder-plus folder-open calendar-o angle-down eye

PÁGINA OFICIAL

Santuario de Fátima

  • faltan
    • Días
    • Horas
    • Min.
    • Seg.
  • para el Centenario de las Apariciones de Fátima
Transmisión Online

Bendiciones

cristo abencoa.jpg


Bendiciones en el Santuario de Fátima

Evocando la memoria de la aparición del 13 de octubre de 1917, acerca de la cuál Lucía recuerda que “Nuestro Señor parecía bendecir al Mundo”, el Santuario de Fátima reserva momentos específicos de su programa a la bendición de los peregrinos, con particular atención a los más vulnerables.

Bendición de los enfermos

La bendición de los enfermos es ya parte integrante de la tradición conmemorativa de las peregrinaciones aniversarias de mayo a octubre. Los enfermos se reúnen en el Puesto de Socorro del Santuario, donde reciben una acreditación para ocupar el espacio a ellos destinado durante la celebración eucarística del día 13. Al final de la celebración, el presidente se aproxima a los enfermos para bendecirlos con el Santísimo Sacramento.

El día 11 de febrero, el Santuario celebra igualmente el día del enfermo, con programa propio.

 

Bendición de los objetos religiosos

Diariamente, al final de las celebraciones de la Misa integrantes del programa oficial del Santuario de Fátima, se realiza la bendición de objetos religiosos.

 

Bendición de vehículos

La bendición de vehículos se realiza a los domingos, días santos y festivos nacionales, a las 12:45hs. Y a las 17:00hs., en el parque situado detrás de la Librería del Santuario, para los vehículos que estén presentes.

Se recuerda que la celebración de esta bendición no se realiza los viernes santos y los domingos coincidentes con el día 13 de mayo a octubre.

 

«Desaparecida Nuestra Señora, en la inmensa distancia del firmamento, vimos, al lado del sol, a S. José con el Niño y Nuestra Señora vestida de blanco, con un manto azul. S. José con el Niño parecían bendecir al Mundo con sus gestos que hacían con la mano en forma de cruz. Poco después, desvanecida esta aparición, vi a Nuestro Señor y Nuestra Señora que me parecía que era Nuestra Señora de los Dolores. Nuestro Señor parecía bendecir al Mundo de la misma forma que S. José. Se desvaneció esta aparición y me pareció ver a Nuestra Señora en forma semejante a Nuetsra Señora del Carmen.»/ Memorias de la Hermana Lucía.

«Bendito sea Dios, Padre de Nuestro Señor Jesucristo, que en lo alto del Cielo nos bendijo con toda clase de bendiciones espirituales en Cristo.» / Ef 1,3