search clock-o download play play-circle-o volume-up image map-marker plus twitter facebook rss envelope linkedin close exclamation-triangle home bars angle-left angle-right share-alt clock-o arrow-up arrow-down2 folder folder-folder-plus folder-open calendar-o angle-down eye

PÁGINA OFICIAL

Santuario de Fátima

Transmisión Online

Lugares de las apariciones

Lugares de las apariciones
 

Capelinha das Aparicoes.jpg


Capilla de las Apariciones

La Capilla de las Apariciones es el "corazón" del Santuario de Fátima.

Ell lugar donde se encuentra la Capelinha fue donde Nuestra Señora habló a los pastorcitos. De las seis apariciones de la Virgen María, cinco sucedieron en este lugar -mayo, junio, julio, septiembre y octubre- donde, por indicación de la Señora, se construiría una capilla en su honor. Levantada entre el 28 de abril y el 15 de junio de 1919, fue posteriormente bendecida, celebrándose allí misa por primera vez el 13 de octubre de 1921. Dinamitada en la madrugada del 6 de marzo de 1922, fue restaurada y reinaugurada el 13 de enero de 1923.

Aunque sujeta a ligeras alteraciones, la Capilla de las Apariciones mantiene los trazos originales y característicos de una ermita popular. El porche actual fue inaugurado en el momento de la primera visita de Juan Pablo II al Santuario de Fátima, los días 12 y 13 de mayo de 1982. En 1988, Año Mariano, el techo fue forrado con madera de pino, proveniente del norte de Siberia, madera que fue escogida por sus características de ligereza y durabilidad.

El pedestal donde se encuentra la Imagen de Nuestra Señora marca el sitio donde estaba la pequeña encina sobre la cual la Señora del Rosario apareció.

El órgano de la Capelinha fue construído por el organista Gerhard Grenzing. Cuenta con doce registros y dispone de dos manuales y bielas. Dedicado casi exclusivamente al acompañamiento de las celebraciones, permite, gracias a sus timbres particularmente cuidados, la interpretación de piezas de repertorio sacro en un marco litúrgico.

La Imagen de Nuestra Señora del Rosario de Fátima

La escultura de Nuestra Señora del Rosario de Fátima venerada en la Capilla de las Apariciones fue ofrecida en 1920 por Gilberto Fernandes dos Santos, de Torres Novas, siendo bendecida el día 13 de mayo de ese mismo año, en la Iglesia Parroquial de Fátima, y llevada para la capelinha un mes después. Fue solemnemente coronada el 13 de mayo de 1946 por el cardenal Aloisi Masella, legado pontificio.

La corona preciosa, que la imagen ostenta apenas los días de las grandes peregrinaciones, fue ofrecida por las mujeres de Portugal, el 13 de octubre de 1942. Es de oro, pesa 1,2 kilogramos y tiene 313 perlas y 2.679 piedras preciosas. Es ejemplar único y de alto valor artístico y de alta estima.

En 1989, se incrustó en ella la bala extraída del cuerpo de Juan Pablo II después de atentado en Roma, el día 13 de mayo de 1981, y ofrecida por él al Santuario, el 26 de marzo de 1984.

Obra de José Ferreira Thedim, la escultura es de madera (cedro de Brasil) y mide 1,04 metros. Fue restaurada por el autor en 1951 y, posteriormente, varias veces retocada.

 


 

Pastorinhos em oracao.jpg


Loca do Cabeço

Loca do Cabeço es el lugar donde, según fuentes de Fátima, se sucedieron la primera y la tercera aparición del Ángel a los videntes.

Las imagenes que ahí figuran del Ángel y de los tres niños son de la autoría de Maria Amélia Carvalheira da Silva. La rejilla, en hierro forjado, es obra de Domingos Soares Branco.


 

Poco do Arneiro_noite.jpg


Pozo de Arneiro

Al fondo del patio de la casa de Lucía se encuentra el pozo que destacó en la segunda aparición evangélica, en el verano de 1916. Fue también ahí donde Jacinta tuvo la visión del santo padre llorando y rezando de rodillas en una gran casa.

Las imagenes ahí existentes, del Ángel y de los pastorcitos, son obra de la escultora Maria Irene Vilar.


 

Valinhos.jpg


Valinhos

Entre la 8ª y la 9ª estaciones del Viacrucis en el Camino de los Pastorcitos se encuentra el lugar donde sucedió la cuarta aparición de Nuestra Señora, el 19 de agosto de 1917.

El monumento que señala el evento fue construído con ofrendas de los católicos húngaros. La imagen fue esculpida por Maria Amélia Carvalheira da Silva y el nicho en el que se encuentra fue realizado por el arquitecto Antonio Lino.