12 de octubre, 2015



Durante la noche del 12 de octubre, el cardenal D. Giovanni Battista Re aprovechó la homilía para mostrar algunas “señales preocupantes del futuro en riesgo”, dando ejemplos de las “varias crisis actuales”. El Prefecto Emérito de la Congregación para los Obispos recordó que “la crisis económica y financiera que desde hace varios años pesa sobre las familias”, junto con la crisis moral y la crisis social “comporta tantos problemas” y, destacó que “en la base de estas crisis está una que es la raiz de todas las otras: la carencia de Dios”.
“Sin Dios, el hombre y la mujer dejan de tener principios que iluminen el camino de la vida”, continuó el cardenal, destacando que “cuando Dios pierde el lugar central que le compete, también el hombre pierde su lugar”. Esto es porque, como dice, “lejos de Dios, el ser humano se pierde, quedando a mercé de egoísmos personales e intereses de grupo”.
Especialmente enfocado en el problema de la falta de fe, D. Giovanni Re recordó que “el Evangelio nos llevó en pensamiento hasta el templo de Jerusalén”, que Cristo encontró “transformado en un centro de negocios y de comercio”. El cardenal aprovechó este paso para pedir a los peregrinos que se interrogasen sobre “el lugar que Dios ocupa en nuestro corazón y en nuestra vida”, alertando al peregrino de cuándo “Dios pasa a ser la última de nuestras preocupaciones”.
D. Giovanni Re recordó, todavía, la homilía de beatificación de los pastorcitos Francisco y Jacinta Marto, el 13 de mayo de 2000, momento en el que el papa Juan Pablo II dijo que “cuantos acojan esta presencia [de Dios] se convierten en morada (…) del Altísimo”.



 

HORARIOS

20 abr 2019

Rosario, en la Capilla de las Apariciones

  • 12h00
Rosario
Este site utiliza cookies para mejorar su experiencia. Al continuar navegando aceptará su utilización. Su navegador de Internet está desactualizado. Para optimizar su experiencia, por favor actualice el navegador.