30 de noviembre, 2019

154A7549.jpg

Cardenal António Marto elogia “santidad popular” hecha de “gestos genuinos y discretos”, fuera del foco mediático pero en el camino de Jesús

El obispo de Leiria-Fátima presidió la Jornada de Presentación del Tema del Año Pastoral y desafió a los cristianos a ser “más entusiastas” hablando de Dios

 

El cardenal D. António Marto afirmó esta tarde, en la Jornada de Presentación del Tema del nuevo Año Pastoral del Santuario -Dar gracias por vivir en Dios-, que es necesario dar “valor a la vida invisible, a la vida que no es visible”, a ejemplo de la vida de los videntes de Fátima.

“La vida invisible, que no es visible, es uno de los grandes dones de santidad” afirmó el prelado recordando que ni Francisco ni Jacinta, “conocieron la realidad de las redes sociales o la fama”, pero eran “santos de los pequeños gestos, de los pequeños detalles que brotaban del corazón”, afirmó.

“Ellos, como tantos otros hoy, no aparecían ni aparecen en los telediarios, pero sus gestos continúan sustentando el mundo”, aclaró al recordar que este camino debe hacerse en conjunto, en una vivencia comunitaria, desde la familia.

El obispo de Leiria-Fátima subrayó que hablar de santidad “hoy no goza de gran fama ni audiencia ni recoge la mejor prensa”, por ser una cuestión envuelta en “estereotipos y prejuicios”, que confunden santidad con “grandes hechos o cosas extraordinarias”. Sin embargo, dijo, la Santidad “es un tema importante en nuestros días”, “está al alcance de todos y no solamente de unos elegidos” y se expresa en lo cotidiano.

“La comunidad que guarda los pequeños detalles del amor, y los comparte en comunidad, es un lugar de santidad: un acto de ternura, una ayuda generosa, una palabra buena, una sonrisa, un afecto, un intercambio de dones materiales o espirituales, constituyen pequeños gestos insignificantes pero que, a los ojos de Dios, son eternos y santos”, dijo D. António Marto.

“Ser santo no significa girar los ojos como en éxtasis, si no establecer la vida a la misericordia del Señor, reconociendo a Jesucristo como aquel que viene al encuentro de los pobres y sufridores” dijo también al concluir que “santo es aquel que vive en Dios y no aquel que llega y queda solamente deslumbrado con el consumo o con los focos”.

El prelado, que no escondió el aprecio que tiene por el tema de la santidad, sobre todo la santidad de la que habla el Papa Francisco que tiene como modelo a los “santos junto a  la puerta”, desafió a los presentes a inspirarse en la escuela de María, como hicieron los pastorcitos.

“No pensemos que lo mística es solo para elegidos y que se reduce a fenómenos místicos extraordinarios; es marca de la vida cristiana, y aunque tenga varios grados de intensidad, es fundamental hablar de la belleza de vivir en Dios y con Dios, de la alegría que eso nos trae y hacerlo de forma entusiasta”.

“La santidad de los pastorcitos es el mayor legado del Mensaje de Fátima”, dijo el cardenal D. António Marto y Ellos, como nadie, supieron pisar este camino de santidad, “animándose los unos a los otros”, “rezando conjuntamente”, “haciendo sacrificios en conjunto”. Por eso, “dejémonos animar por este ejemplo y hagamos como ellos” y coloquémonos “como instrumentos de Dios junto a los hermanos”.

La Santidad “tiene una fuerza humanizadora”, “nos eleva de nuestras esclavitudes y eleva nuestra dignidad”, dijo también.

El tema de la santidad, y en particular, la forma en cómo la podemos vivir en los días de hoy, es la invitación central del Santuario en este año pastoral que comienza en este primer domingo de Adviento.

“El presente año pastoral pretende ayudar a los peregrinos a tomar conciencia de su vocación a la santidad como vida en Dios; de la necesidad de conversión como enfoque de la vida en Dios; de la experiencia de la misericordia de Dios como invitación a vivir en Dios”, afirmó durante la misma sesión el padre Carlos Cabecinhas al subrayar que los peregrinos son invitados a descubrir Fátima como 'escuela de santidad', bien en la espiritualidad cristiana propuesta por el mensaje de Fátima, bien en la vida de los Santos Pastorcitos, que encarnaron ejemplarmente esa espiritualidad.

“En los santos Francisco y Jacinta, al celebrar los cien años de sus muertes, los peregrinos son desafiados a descubrir la exhortación a vivir la santidad en sus vidas. Esta exhortación a la santidad transcurre por la condición de bautizados: todos los bautizados son llamados a ser santos”.

El responsable del Santuario recordó, por otro lado, que la dinámica pastoral del año tiene como referencia, además de la efemérides del centenario de la muerte de Santa Jacinta, los centenarios de la primera escultura de Nuestra Señora de Fátima y el de la ordenación episcopal de D. José Alves Correia da Silva, el primer obispo de la entonces recién restaurada diócesis de Leiria, también designado como primer gran Obispo de Fátima.

El tema del año fue presentado por el padre  João Aguiar Campo, antiguo Director del Secretariado Nacional de las Comunicaciones Sociales. El sacerdote, que también dirigió Radio Renascença, subrayó que “Fátima es interioridad” y “una escuela que tiene a María como profesora de la centralidad de Dios”.

La Jornada de Presentación del Año Pastoral, que fue precedida de la inauguración de la exposición conmemorativa del centenario de la primera escultura de Nuestra Señora de Fátima, titulada Vestida de Blanco, contó este año con una novedad: los voluntarios del Santuario de Fátima fueron invitados a asumir o a renovar el Compromiso del Voluntario, expresión máxima de esta vida en Dios, en la disponibilidad para el otro.

El momento del compromiso comenzó con un momento de Veneración junto a las tumbas de los Santos Francisco y Jacinta Marto, en la Basílica de Nuestra Señora del Rosario, seguido de Misa, que fue presidida por el Rector del Santuario, y durante la cual los voluntarios fueron invitados a expresar su compromiso. Son cerca de 350 los voluntarios que actualmente colaboran en el Santuario desde la Liturgia al acogimiento pasando por la comunicación, entre otros servicios.

PDF

HORARIOS

20 ene 2020

Misa, en la Capilla de la Muerte de Jesús

  • 09h00
Misa

Rosario, en la Capilla de las Apariciones

  • 12h00
Rosario
Este site utiliza cookies para mejorar su experiencia. Al continuar navegando aceptará su utilización. Su navegador de Internet está desactualizado. Para optimizar su experiencia, por favor actualice el navegador.