03 de agosto, 2012

En agosto de 2012, el Museo del Santuario de Fátima señala dos fechas que mucho han contribuido para la difusión del Mensaje de Fátima y para la reflexión sobre los testimonios materiales que, heredados del pasado y unidos a la manifestación de la fe de los peregrinos, continúan prolongando su vida a través del discurso de la museología: sus dos exposiciones permanentes fueron inauguradas en el mes de agosto y, a lo largo de estos años, se revelaron lugares especiales, cada uno a su manera, para la contemplación del mensaje de Fátima.
El 5 de agosto cumple diez años la inauguración de la exposición permanente localizada en el edificio de la Rectoría “Fátima, Luz y Paz”, donde los peregrinos pueden contemplar un conjunto significativo de testimonios materiales de la umbilical relación que tienen con la Madre de Dios.
El próximo día 19 la Casa-Museo de Aljustrel cumple veinte años de la misión al servicio de los peregrinos que visitan la aldea histórica de los Pastorcitos.
Sección de Arte y Patrimonio
 

Fátima Luz y Paz
El día 5 de agosto se cumplieron diez años de la inauguración de la exposición “Fátima, Luz y Paz”, lugar en el que, de forma permanente, se expone parte del conjunto de bienes del Museo del Santuario. El recorrido museológico, concebido por María Teresa Gomes Ferreira, y la museografía, proyectada por Cruz de Carvalho, pretendieron encuadrar al visitante en el centro del Mensaje de Fátima, colocándolo ante la llamada fijada por el recorrido: “de la guerra hacia la paz”, “de las tinieblas hacia la luz”. Después de ese inicio escénico, sensible, que coloca al visitante en el escenario histórico de la Primera Gran Guerra, se expone a través de una película el mensaje que contextualiza la gratitud de los peregrinos para con la Madre de Dios que en este lugar es venerada bajo la invocación de Nuestra Señora del Rosario de Fátima.
De entre los objetos allí musealizados pueden relevarse, de la Colección de Joyería, la corona preciosa de Nuestra Señora de Fátima, donde se encuentra la bala que alcanzó al beato Juan Pablo II, y varias joyas litúrgicas, como custodias, cálices o copones.
Pertenece a la Colección de Escultura la pieza más antigua de la exposición, un Cristo indo-portugués, con fecha del siglo XVII. De la Colección de Textil, se exponen diferentes vestiduras asociadas a las peregrinaciones de los papas al Santuario de Fátima, y también algunos elementos de tipo regional o unidos a ritos de momentos religiosos (vestimentas de bautismo, vestidos de novia), y a testimonios de identificación social o profesional (hechos académicos, vestidos militares, el manto de una reina, la indumentaria de un torero).
Especial espejo de la devoción de los peregrinos a Nuestra Señora es la colección de joyería. Constituida por piezas de ornamentación personal, mayoritariamente de oro, será probablemente, en el universo de colecciones musealizadas de esta naturaleza, el conjunto más significativo de este tipo de conjunto de bienes, realidad que permite los más variados estudios (artísticos, etnográficos, antropológicos) con la finalidad de entender la filial relación de los peregrinos para con la Virgen María.
Muchos otros objetos allí se encuentran, como los tradicionales “exvotos” materializados en fotografías, en piezas de cera, en velas, en miniaturas de embarcaciones, etc.
Por este espacio pasaron más de 681.240 visitantes, en una media mensual de 5.773. Desde la fecha de su apertura, el acogimiento a los visitantes ha sido asegurado por la Congregación de las Hermanas Oblatas de María Virgen de Fátima y por la Casa de María.
Marco Daniel Duarte
 





PDF

HORARIOS

18 ago 2019

Misa, en portugués, en la Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Fátima

  • 07h30
Misa

Rosario, en la Capilla de las Apariciones

  • 10h00
Rosario
Este site utiliza cookies para mejorar su experiencia. Al continuar navegando aceptará su utilización. Su navegador de Internet está desactualizado. Para optimizar su experiencia, por favor actualice el navegador.