05 de febrero, 2016

2016-02-05-Quaresma.jpg


Cuaresma: Obispo de Leiria-Fátima presenta “Caminos de Misericordia”


Mensaje fue divulgado esta tarde


La Cuaresma de 2016 “no puede ser simplemente como las anteriores”, pues se coloca en el corazón del Año Santo de la Misericordia, dijo el obispo de Leiria-Fátima en el mensaje para esta Cuaresma, dado a conocer a todos los diocesanos este viernes.

De acuerdo con D. Antonio Marto esta coincidencia “impone que demos un tono apropiado” al recorrido de los cuarenta días que preparan hacia la Pascua, como nos sugiere el Papa Francisco, desafiándonos “a celebrar y a experimentar la misericordia de Dios” para que la vida “adquiera un espíritu y estilo de misericordia”.

De entre todas las propuestas para este “camino”, el prelado defiende la escucha de la palabra de Dios; la celebración del sacramento de la reconciliación y la práctica de obras de misericordia.

“Debemos ponernos a la escucha de la palabra de Dios”, pues solo así “podemos descubrir el rostro misericordioso del Padre, profundizar la riqueza de la misericordia y las actitudes correspondientes a nuestro estilo de vida y en las relaciones”.

Para este efecto, el obispo de Leiria-Fátima recuerda a los diocesanos que tienen a su disposición el retiro popular bajo el lema “La gracia de la misericordia bajo la mirada de María”, que constituye una oportunidad para descubrir “la gracia de la misericordia con que Dios cura las heridas y pecados” de cada uno.

Se recuerda que el guión de este retiro presenta seis temas, o sea, seis encuentros cuaresmales: “María, cantora de la misericordia de Dios”, es el primero donde comienzan por “escuchar y meditar el Magnificat”; el segundo tema es “Humildad y confianza en Dios”, a partir de la parábola sobre el fariseo y el publicano en el templo; “Mirad que cambia la vida”, remite a la historia de Zaqueu.

Después, el cuarto tema es “La fiesta del perdón”, por el regreso del hijo pródigo; el quinto recuerda la bondad de Jesús con la mujer pecadora en “Perdón que renueva su vida” y el sexto encuentro “María, madre de misericordia” es el momento en que “Jesús entrega a su madre al discípulo amado”.

A partir del tema del Retiro Popular 2016 -”La gracia de la misericordia bajo la mirada de María”, el prelado observa que van hacerlo “ayudados por los corazones y las miradas misericordiosas de la Madre del Señor”.

En este contexto, D. Antonio Marto invita a los files, a las familias y a las comunidades a “entregarse durante algún tiempo a la lectura orante de la palabra de Dios”, en grupo, y repetir tal ejercicio personalmente “al menos una vez a la semana, a lo largo de toda la Cuaresma”.

“A través de su palabra, Jesús habla a nuestro corazón y lo cura del egoísmo, del pecado y de la indiferencia”, señala el obispo diocesano, en la nota en la que se presenta el retiro para esta Cuaresma.

Cada encuentro fue preparado para estar cerca de una hora en la que incluye momentos de oración, lectura y comprensión de la Palabra de Dios, de meditación personal y participación, de canto y compromiso en el cambio de vida.

También la iniciativa “24 horas para el Señor”, que se realizará los días 4 y 5 de marzo, “es una oportunidad de escucha orante de la Palabra en un momento intenso de oración y adoración”, destaca el mensaje de D. António Marto.

Citando de nuevo el mensaje del Papa Francisco, el prelado afirma que “La misericordia de Dios es de hecho un anuncio al mundo: pero cada cristiano debe hacer personalmente experiencia tal anuncio”. De ahí que “este momento deba ser bien preparado para que tenga calidad y envuelva grupos y movimientos de las comunidades” debiendo ser acompañado de la oportunidad de celebración del sacramento de la reconciliación.

“La revalorización del sacramento de la reconciliación es uno de los aspectos que más debe caracterizar la renovación espiritual y pastoral del Año de la Misericordia” afirma D. Antonio Marto, destacando la importancia de colocarnos este sacramento “en el centro” porque “permite tocar sensiblemente la grandeza de la misericordia. Será, para cada penitente, fuente de verdadera paz interior”.

Por consiguiente, “es necesario redescubrir la importancia de este sacramento”, dice el prelado.

Mientras todos los sacramentos “son señal de la misericordia de Dios, el sacramento de la penitencia y de la reconciliación es el momento y el lugar en el que experimentamos la compasión de Dios del modo más directo, más inmediato, más íntimo y más concreto y recibimos el don del perdón, con la fórmula de la absolución”, destaca aún D. Antonio Marto.

“Antes de colocar el canto en las obras del penitente o en la tensión de la confesión, debemos colocarlo primeramente en la confianza en la gracia del perdón, en el que Dios es capaz de realizar en nosotros”, dijo.

Así, en la catequesis y en la pastoral “se debe evidenciar que se trata de un sacramento de la cura y, por eso, de la alegría: la alegría del perdón, del regreso a la casa del Padre, de la cura de las heridas interiores, de la reconciliación con Dios y con los demás, de reencontrar y profundizar el gusto del bien, de readquirir la serenidad y la paz interior, de proseguir en el camino de la conversión”, se refiere.

“La actitud de los ministros del sacramento -los confesores- debe ser la de un padre. Su primera tarea es acoger incluso a quien se encuentra en situaciones difíciles: un acogimiento cordial, compasivo, paciente y respetuoso de la dignidad y de la historia personal de cada penitente”, concluye este propósito.

El prelado diocesano deja una llamada a la práctica de las obras de misericordia.

“El templo de la Cuaresma es también ocasión para vivir y dar testimonio de la misericordia con gestos concretos”.

“Sugiero pués que cada uno de nosotros haga el propósito de practicar, a lo largo de la cuaresma, una obra de misericordia corporal y otra espiritual”, alertó.

La contribución penitencial de esta Cuaresma, en la diócesis de Leiria-Fátima, se destina a una iniciativa de apoyo social y económico a embarazadas en dificultad, que va a ser implementada en la diócesis a través de Cáritas Diocesana.

“No basta lamentarse de la llaga del aborto; son necesarias iniciativas concretas para prevenir” advierte D. António Marto.

El obispo diocesano recuerda, por otro lado, que en este camino cuaresmal se realizará la peregrinación diocesana a Fátima en el V domingo de la Cuaresma, el 13 de marzo, “señal del caminar juntos como Iglesia con María, Madre de Misericordia”.

Por fin, deja una llamada sintonizada, una vez más, con el mensaje del Santo Padre: “No perdamos este tiempo de Cuaresma favorable a la conversión” pues es “tiempo para crecer en la escucha de la Palabra, en el acogimiento del perdón de Dios en el sacramento de la reconciliación y en el ejercicio de las obras de misericordia para abrir los ojos y el corazón a los pobres y a los que sufren”.

CR

HORARIOS

22 abr 2019

Misa, en portugués, en la Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Fátima

  • 18h30
Misa

Rosario, en la Capilla de las Apariciones

  • 18h30
Rosario
Este site utiliza cookies para mejorar su experiencia. Al continuar navegando aceptará su utilización. Su navegador de Internet está desactualizado. Para optimizar su experiencia, por favor actualice el navegador.